Fuerteventura, también conocida como Erbania en tiempos aborígenes, se alza como una perla en el Atlántico, atrae con sus extensas playas de arena dorada y un paisaje volcánico que deja sin aliento.