El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) es un tributo local que grava la titularidad de bienes inmuebles. Ya sea un terreno urbano, rústico o con particularidades especiales.