Antes de llevar a cabo la venta, es esencial asegurarse de que la propiedad esté libre de cargas, tanto económicas como registrales.